Yo

Canario felizmente afincado en Sevilla y con el corazón dividido

domingo, 16 de enero de 2011

La historia de un cuadro

Todos sabéis que no me distingo por ser una persona que lleve a gala eso del romanticismo, y que me cuesta mucho eso de expresar mis sentimientos, pero este caso es distinto.
Era el verano del 96, un  Sábado yo estaba en esos años de instalador, pues tenia que pillar pasta por cualquier lado, puesto que en Octubre me casaba y en fin...
Me avisaron de una incidencia en una de zona de Sevilla muy próxima a  la casa de mis padres y , se acercaba la hora de terminar por ese día, pero pensé que si no era mucho podría apuntarme un arreglo, y si era más ,el Lunes ya sabría como meterle mano.
Dicho y hecho, me encaminé hacia el trabajo, y desde la calle observé que podría escaparse de las manos, pero aun así llame a la puerta, me la abrió un señor mayor,y al comentarle, que creía  no poder solucionarle su problema hasta el Lunes, me pidió que hiciera un esfuerzo, pues ese mismo Lunes, llegaba su esposa del hospital, y no quería tener nada que pudiera molestar lo mas mínimo su recuperación, con lo que me convenció.
Después de un par de horas y un sándwich, que este amable anciano me ofreció, termine el trabajo y me dispuse a recoger las herramientas, a la vez que mantenía una amena y ya sí, relajada conversación en la cual, salió lo de  mi inminente boda , su gusto por la pintura y su compromiso por pintar un cuadro especial para mí, en concreto una virgen del Pino,(patrona de Gran Canaria), él  tomó mi nombre y como entonces no había muchos teléfonos móviles apuntó el teléfono de la empresa y me marché.
Yo que esas cosas, no solía tomármelas en serio, puesto que rara vez alguien se acuerda de uno, cuando ya le has solucionado el problema, y esta no iba a ser menos y  simplemente se lo comenté a mi novia, como una de tantas anécdotas.
Mes y medio después me comentan en el trabajo, que una señora preguntó por mí, y me dieron un número de teléfono, al cual llamé puesto que tenia tantos frentes abiertos con el piso, los muebles y preparativos de boda que, pensé  que era algo de eso, pero cual fue mi sorpresa, al presentarse esa señora diciéndome ser la hija de un señor ,el cual tenia mi nombre y  teléfono  en su agenda con una nota que ponía" virgen del Pino hacer " , y que solo era para disculparse por no poder cumplir su promesa , puesto que había fallecido  semanas después de haber estado yo allí , pero como él
donaba los cuadros a una ONG para después subastarlos , la familia había comprado una serie de cuadros pintados por él, para liberar los compromisos adquiridos en vida por su padre.Y desde entonces este cuadro esta formando parte de mi casa en un sitio solemne .

jueves, 13 de enero de 2011

lunes, 3 de enero de 2011

Como en todos los sitios, aquí también hay un garbanzo negro

Aun que se, que entre los profesionales de la Sanidad, hay magnificas personas, preparadas para ayudar, asistir e incluso dar cariño a personas,que  están pasando por unos momentos por los que nadie quiere pasar. También las hay que parecen odiar ese trabajo,  por el que han estudiado varios años y han sacado una oposición,
Mi pregunta es la siguiente:
¿Por que escogen una profesión, tan dura, tan sacrificada y a la vez tan gratificante, si les falta, lo que precisan la mayoría de los enfermos , que no es otra cosa que el cariño de la que en esos momentos es su cuidadora?,¿o es solo y exclusivamente por tener un trabajo fijo?
Todos sabemos , que en estas fechas, todo el mundo quiere estar en casa con su familia y que trabajar estos días, no deja de  ser una putada, , pero eso no quita que al que vas a asistir este mas puteado que tú y encima tenga que aguantar el despotismo y la dejadez de algunos (pocos, gracias a Dios) profesionales de la sanidad.



  Dedico esta entrada a la auxiliar anónima del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, que debiera tomar All-Bran Choco  (exclusivas almohadillas de cereal rellenas de exquisito chocolate y ricas en fibra) para que no actué como una estreñida todo el día